Telaraña | eriodismo narrativo
sábado 08 de agosto de 2020 | 03:58

Informes Miradas Perfiles Imaginarios Nosotros
Memoria Género Política Justicia Cultura Trabajadores Vida Cotidiana
Fotos rotas en el agua
Volver...
martes 17 de diciembre de 2019
Una serie de podcast con los relatos de mujeres sobrevivientes del terrorismo de Estado, extraídos de sus testimonios en la causa Céparo II que se realizó en Paraná entre octubre y diciembre.
Imprimir

Alfredo Hoffman
Estaba en el calabozo del Escuadrón de Comunicaciones del Ejército, en Paraná, cuando uno de los militares que la custodiaba le avisó que la iba a llevar al baño. Era la primera vez en varios días de encierro y torturas. Con los ojos cubiertos como ella estaba, sintiendo la respiración del hombre que iba a su lado, el camino por el que la llevó le pareció interminable. Le sacó la venda de los ojos y la dejó entrar. Ella vio que era un típico baño de un regimiento. Había duchas y piletas grandes de cemento. Cuando se acercó a una canilla, escuchó la advertencia: 

—¡No te des vuelta!

Susana se lavó las manos y la cara. Cuando bajó la vista vio que en el fondo de la pileta había fotos rotas. 
—¡No te demorés ahí!

Eran fotos de gente joven, muchas, rotas. Flotaban en el agua.

Se lavaba las manos y miraba los recortes de esas caras; ojos partidos en blanco y negro que la observaban desde abajo y en los que ella se veía reflejada. 

Hilda Rusana Richardet contó ese recuerdo imborrable en el testimonio que prestó el jueves 31 de octubre ante el Tribunal Oral Federal de Paraná, en el marco del juicio por la causa Céparo II. El 6 de diciembre, la jueza Noemí Berros –única integrante del TOF para este proceso– condenó a Atilio Ricardo Céparo a 12 años de prisión, por los delitos de Privación ilegal de la libertad y Vejaciones y apremios ilegales contra tres víctimas, todas mujeres. Los crímenes, calificados de lesa humanidad, fueron cometidos durante la dictadura, cuando el genocida cumplía funciones en la Dirección de Investigaciones de la Policía de Entre Ríos.

No solamente las víctimas, sino casi la totalidad de las personas que declararon como testigos, fueron mujeres. Todas sobrevivientes de los centros clandestinos de detención, que en un momento convivieron en la Unidad Penal N° 6, la cárcel de mujeres de Paraná. En esos relatos, la dimensión de género del horror de la dictadura estuvo presente, con un grado de desarrollo como en ningún otro juicio de lesa humanidad realizado en esta jurisdicción, como se puede leer en esta nota de Telaraña

También hubo espacio para narrar cómo era la vida intramuros y la convivencia entre mujeres. Y se demostró la importancia que tuvieron en el mecanismo represivo los Consejos de Guerra, es decir, las parodias de juicio a que se sometía a los presos y presas políticos para blanquear las detenciones ilegales y adjudicarles delitos que no cometieron, sobre la base declaraciones inventadas o arrancadas bajo torturas.

Para el día de la sentencia, la agrupación H.I.J.O.S. Regional Paraná preparó una serie de podcast con fragmentos de los testimonios de algunas de esas mujeres. Como en el relato del Richardet, y como dijo Rosario Badano en su intervención, a pesar de la actualización del dolor que significa, ellas asumieron con la fuerza de las palabras la responsabilidad de “narrar lo inenarrable”.

Aquí, Telaraña reproduce esos audios:
  
Susana Richardet
“Si yo estaba en esa situación era porque tenía que ser ‘la hembra’ –así se referían– de alguien. Porque las mujeres, si estábamos en eso, éramos la hembra de alguien”



María del Rosario Badano
“Haber sobrevivido al genocidio nos da un plus de poder narrar lo inenarrable”.




María del Rosario Badano
“Todo el vínculo con el afuera se corta y todo lo que implica la vida cotidiana se va transformando a su mínima expresión”.



María del Rosario Badano
“Vas sintiendo que no sos vos y que la condición humana no vale nada”.



Alicia Ángela Ferrer
“En un momento, al señor de la Federal que me fue a hacer firmar le dije que era constitucional leer, era un derecho. Me dijo que la Constitución no existía”. 



Alicia Ángela Ferrer
“Yo soy testigo de un compañero que desapareció en los cuarteles”.




Oliva Cáceres
“Yo tenía un hijo de tres meses”.

Compartir en Facebook



Nombre  
Email
Comentario



Comentarios:
No se han hecho comentarios aún...
Subir...
Fotos rotas en el agua
Una serie de podcast con los relatos de mujeres sobrevivientes del terrorismo de Estado, extraídos de sus testimonios en la causa Céparo II que se realizó en Paraná entre octubre y diciembre.

Remitente  
Destinatario   email
Comentarios (opcional)  
Volver...